Palabras clave: arte, identidad, autonomía, mediación artística, expresión plástica.

¿Os habéis planteado alguna vez para qué sirve el Arte? ¿Es sólo para intelectuales que dicen “entenderlo” o para el público en general, niños incluidos? ¿La “pasión por el Arte”puede despertarse, o se nace con ella? ¿Con que frecuencia tenéis contacto con el Arte, y vuestros hijos? Entonces, a los niños, ¿se lo enseñamos, les servirá para algo, les ayudará o les embobará, como lo hace la televisión?

El Arte es algo tan amplio, ambiguo, cambiante y tan abstracto que nunca me arriesgaría a definirlo. Sin embargo, quiero que entendáis que el Arte se considera como producto con una finalidad estética, mediante la cual expresamos ideas, emociones, o una visión del mundo determinada. Y a la vez me gustaría que rompieseis con este concepto, pues de momento, nuestros pequeños, sólo van a divertirse con la parte más lúdica y educativa de este concepto. Aun así, el Arte, forma parte de la cultura, transmite ideas y valores, y desde aquí quiero contaros que también tiene función, entre otras pedagógica.

Y os preguntaréis ¿Por qué esta “Oda al Arte” en un blog de una web para padres y niñeras? Porque necesito que entendáis un poquito el contexto antes de introduciros en un mundo de creatividad. La Mediación Artística en la etapa infantil.

Ascensión Moreno (UBA) describe la Mediación Artística como un modelo de taller artístico que se desarrolla en contexto social y que no tiene como objetivo principal la producción final de la obra o el mero entretenimiento; sino que pone el acento en la idea de que el Arte es una herramienta, es decir, lo que la experiencia artística posibilita, al margen de los resultados. Por ello, que un niño desarrolle su parte más artística le estará ayudando no sólo a ser creativo en su vida, sino a conocerse mejor a ellos mismos, a expresarse sin temor, a manifestar sus inquietudes o estados de ánimo, en resumen, a conseguir importantes desarrollos personales y académicos.

Pero quiero centrarme más concretamente en la Expresión Plástica, pues esta ofrece al niñoen concreto, la posibilidad de plasmar su mundo interior, sus sueños, su fantasía e imaginación, así como explorar nuevas estructuras del pensamiento; es, en resumen, una actividad que le resulta placentera. Además, con todas estas experiencias y a través de la experimentación libre, se ha observado que los niños introvertidos se abren más a los demás, los agresivos canalizan sus pulsiones, los niños con problemas de coordinación se benefician al manipular materiales; y por consiguiente, se deduce que el arte tiene una función indirectamente terapéutica y muy beneficiosa en todo caso.

En el blog “Cosas de Educación”, mencionan los beneficios que la Educación artística puede aportar, os recomiendo que le echéis un vistazo (http://www.cosasdeeducacion.es/beneficios-de-la-educacion-artistica/).

Seguro que todos, queréis que vuestros hijos crezcan y se desarrollen en un ambiente de verdad y conocimiento del mundo, para que vean que la realidad no es siempre “de color de rosa”, pero sí que al menos, hay formas creativas de afrontar y resolver esos problemas que les surjan. Pues la perspectiva lúdica del Arte puede ser un arma muy poderosa en este aspecto y ayudarles en su día a día en su crecimiento.

La idea más significativa que rescato de Moreno(2010) es que la actividad artística esademás una herramienta educativa que permite a quien trabaja con ella incidir en otros objetivos, encaminados, no al progreso o desarrollo de las habilidades artísticas en sí, sino a fomentar la autonomía personal, ya que permite realizar un proceso de toma de conciencia de la identidad y de transformación hacia su autonomía personal.

Por consiguiente, la actividad artística conecta al niño con su propia identidad individual y cultural. Igualmente, facilita darse cuenta de sus dificultades, elaborar sus conflictos y realizar un camino hacia sudesarrollo personal. A partir del taller artístico se puede comprender como el “yo” y el “mundo” son representaciones tamizadas por el entorno y la cultura y, por tanto, conceptos revisables y dinámicos. Es decir, que si ayudamos a nuestros niños a desarrollar su parte más creativa, además de pasárselo bien, estarán aprendiendo a ser más autónomos, creativos y tener capacidad resolutiva.

La experiencia artística muestra entonces que los niños cuando juegan y dibujan se representan a ellos mismos y al mundo que les rodea; investigan, inventan, elaboran sus conflictos y superan así sus dificultades.Por lo que… ¿el Arte es positivo para nuestros pequeños? Creo firmemente en ello. ¿Y tú?

Saludos,
Esther Torres.