Seguramente, si tenemos más de un hijo, alguno de ellos nos ha preguntado a quién queremos más y seguramente alguna vez nos hemos quedado pensando sobre este tema, pues dejenme decirles que según los psicólogos la mayoría de los padres tienen un hijo favorito incluso si tratan de ser imparciales.

Queremos compartir con vosotros este gran artículo que nos trae npr donde nos dan más información sobre este asunto.

Si tienes hermanos, es probable que pienses que tus padres quieren a unos más que a otros y probablemente estés en lo cierto, según los científicos la preferencia que tienen los padres sobre un hijo u otro afecta a los niños pero no siempre de la forma que pensamos.

En función de un estudio realizado, se ha llegado a la conclusión de que la gran mayoría de los padres, aproximadamente un 80%, tienen un hijo favorito, un porcentaje realmente alto, se decidió entonces preguntar a algunos niños que piensan sobre sus familias respecto a este tema.

David Lewis tiene 10 años y tiene bastante claro que hay un favorito en su familia, sólo que no está seguro de quién se trata. “Puede  ser mi hermano mayor ya que suele hacer las cosas bien, o yo, porque soy genial, a veces mi hermana mayor puede ser también la favorita”.

“Creo que nos quieren por igual”, dice Malcom Gendleman  de 9 años, pero su hermano Eli de 11 dice que a pesar de que sabe que en realidad no está siendo menospreciado a veces se siente así.

“Esta es la parte que más asusta”, según Alex Jensen psicólogo de la universidad Brigham Young en Provo, Utah, quien estudia las relaciones familiares, “el problema no viene dado por cómo los padres se sientan respecto a los hijos sino por lo que estos perciban”

Jensen descubrió que los niños que pensaban que estaban recibiendo un trato desfavorecido eran más propensos a tener problemas en el futuro, incluso si los padres normalmente eran imparciales con cada uno de sus hijos.

Según Jensen los niños que se sienten menospreciados son más propensos a fumar y a consumir alcohol en el futuro.

A medida que los niños se sienten más menospreciados su comportamiento se vuelve más peligroso, pero por suerte para los padres existe una solución.

Jensen en su estudio observó que en las familias donde había más unidad y mejores relaciones, existía un menor efecto de la desigualdad percibida.

A si que mientras que amemos y respetemos a los hijos, el hecho de que tengamos a nuestro favorito no es tan importante.